Calificación del Concurso Consecutivo

En esta publicación queremos informarte un poco más sobre el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad. Concretamente, dejarte claro qué es la calificación en el concurso consecutivo y qué consecuencias puede tener para ti.

LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD: UNA GRAN DESCONOCIDA

La Ley 25/2015, de 28 de julio,  coloquialmente llamada como Ley de la Segunda Oportunidad entró en vigor en 2015 para ofrecer la opción de volver a empezar a aquellas personas en una situación delicada consecuencia de la fuerte crisis económica y financiera.

Así se recoge en el preámbulo de la misma Ley:

“Su objetivo no es otro que permitir lo que tan expresivamente describe su denominación: que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer”.

No obstante, es un procedimiento relativamente nuevo, desconocido para gran parte de la población. Por ello,  muchos deudores se encuentran desinformados  o incluso dudan de su veracidad.

De hecho, es muy habitual que a nuestros nuestros clientes vengan con una idea preconcebida:

“No me creo esto de la segunda oportunidad, seguro que es un timo o una estafa”.

BREVE RESUMEN DEL PROCEDIMIENTO

En el apartado de nuestra web ¿Qué es la Ley? te explicamos a grandes rasgos las principales características de este mecanismo.

Haciendo un breve resumen, recuerda que se trata de un procedimiento dirigido a  personas físicas, ya sean particulares o empresarios, y PyMES que ya no pueden hacer frente (o prevén que no podrán hacer frente) al pago de sus deudas.

Asimismo, para hacernos una mapa mental, podemos decir que se compone de dos fases:

(i) Fase Extrajudicial: Utilizando la mediación se trata de que llegar a un acuerdo con los acreedores, según un plan de pagos ajustado a la capacidad de pago del deudor.

(ii) Fase Judicial:  En caso en que no sea posible alcanzar el acuerdo extrajudicial, se solicitará judicialmente la exoneración o perdón de las deudas mediante el concurso consecutivo.

Por lo tanto, cuando no es posible llegar a un acuerdo con los acreedores en la fase extrajudicial, se inicia el concurso consecutivo de persona física.  En esta fase judicial, tras la liquidación del patrimonio del deudor, se pretenderá conseguir el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI) o, lo que es lo msimo, perdón/cancelación judicial de las deudas.

SECCIÓN DE CALIFICACIÓN

Habida cuenta de lo expuesto con anterioridad, una vez llegados al concurso el objetivo es obtener el BEPI para lo que se deben cumplir los requisitos de la Ley Concursal: entre ellos se establece que el concurso NO haya sido calificado como culpable.

¿Qué es la calificación?

Un procedimiento concursal puede ser fortuito o culpable: el Administrador Concursal elaborará un informe razonado al respecto, que se remitirá al Ministerio Fiscal y, finalmente, el juzgado resolverá

Para ello que el concurso no sea culpable es indispensable que haya existido BUENA FE por parte del deudor

¿Cómo saber que eres un deudor de buena fe?

Se considerará un deudor de buena fe aquellos deudores que cumplan los requisitos siguientes :

  • Intento de acuerdo extrajudicial (fase extrajudicial).

A este respecto, es  importante que la propuesta de pagos que se remitió a los acreedores fuese RAZONABLE.  Es recomendable que la misma se hubiera basado en el diferencial entre ingresos y gastos ordinarios, destinando el remanente al pago de la deuda contraída. De esta manera se justifica el esfuerzo que el deudor estaba dispuesto a hacer para cumplir con sus obligaciones.

En otro extremo, cabe señalar que en el caso en que no hubiera sido posible desarrollar la fase extrajudicial por causas no imputables al deudor, igualmente se entenderá que ha existido intento de acuerdo.

Con esto queremos decir que si, por ejemplo, ningún mediador acepta el cargo y debemos solicitar el concurso directamente, para el juzgado tu situación será idéntica que si hubiese existido mediador y se hubiese podido negociar.dispuesto a hacer para cumplir con sus obligaciones.

  • Que el deudor no haya sido declarado culpable en concurso de acreedores previos.
  • Que el deudor no haya solicitado este procedimiento en los 10 años anteriores. La idea es que este procedimiento se utilice en situaciones críticas por lo que no podrás volver a acogerte al mismo hasta que transcurran diez años.
  • Que el deudor no haya rechazado ofertas de empleo adecuadas a su capacidad en los cuatro años anteriores.

ORIGEN DE LAS DEUDAS

Asimismo, en la actualidad los distintos juzgados cada vez ponen mayor hincapié en la necesidad de justificar el origen de las deudas, es decir, aclarar los motivos por lo que se solicitaron los diversos créditos y el momento en qué se solicitaron.

De este modo, se puede justificar a qué se destinó el dinero y si coincide con el periodo de necesidad.

CONCLUSIÓN

En conclusión, siempre que se siga el procedimiento legalmente establecido y se cumplan los requisitos exigidos, el deudor en estado de insolvencia puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

De este modo, podrá  cancelar total o parcialmente sus deudas, ya sea mediante un acuerdo con los acreedores o mediante el concurso consecutivo.

Recuerda que tienes más información en nuestra web y que, periódicamente, compartimos contigo resúmenes y aclaraciones en nuestras Redes Sociales.

Además, si tienes consultas o quieres asesorarte para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad, no dudes en contactar con nuestro equipo.

REMEDIA TUS DEUDAS

¡ASESORAMIENTO
GRATUITO!

Gracias a la Ley de la Segunda oportunidad y el trabajo de nuestro equipo podrás resolver tus problemas y empezar tu vida de nuevo.