fbpx

La ley de la segunda oportunidad para autónomos

Remedia tus deudas Ley de la segunda oportunidad Autónomos

El RD 1/2015 dio por aprobada la función de segunda oportunidad, más tarde, convertido en ley mediante la Ley 25/2015.

Dicha «ley segunda oportunidad» o norma, fue aprobada en su momento para hacer que personas naturales tuvieran el derecho a salir airosas de las situaciones de crisis que se avecinaba y que parecía que llegaba para quedarse.

¿En qué consiste esta ley?

Esta ley presenta muchos puntos beneficiosos para todo profesional, emprendedor o empresario.

La idea base de la ley es que se pueda favorecer el emprendimiento de todas las personas minimizando para ello toda mala consecuencia de alguna idea empresarial poco productiva que hubiese llevado tanto a la empresa como al propio empresario a la quiebra o bancarrota. 

El objetivo principal de la ley era que una persona que desgraciadamente sufriera algún tipo de fracaso económico pudiera quedar libre de dicha carga económica imposible de resolver, haciendo de esta manera que el beneficiado pueda retomar de nuevo su vida sin tener que llevar consigo una pesada deuda que nunca pueda saldar.

Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, establece como objetivo de la misma que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer.

Esta ley, conocida como Segunda Oportunidad, permite negociar plazos y formas de devolución de las deudas, facilitando así la continuidad de la actividad. Además, establece la posibilidad de exoneración de parte del importe adeudado.

Con ello se consigue dar una oportunidad a personas o autónomos endeudados y, además, incentiva a las personas a iniciar nuevas actividades.

La Ley de la Segunda Oportunidad se convierte en una opción inmejorable para las personas físicas que se encuentran en una situación de quiebra económica y que no pueden hacer frente a sus deudas.

¿Puedo acogerme a la ley de la segunda oportunidad como autónomo?

De acuerdo con el objetivo establecido en el preámbulo de la Ley 25/2015, los autónomos podrán acogerse, siendo los principales benefactores de estas medidas.

Tiene grandes ventajas para empresarios y profesionales ya que éstos asumen unos riesgos elevados que, en ocasiones, pueden desembocar en unas deudas difícilmente asumibles. Entre estas ventajas encontramos la posibilidad de exoneración de las deudas con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social, las cuales suelen tener un importe elevado. Además, como la finalidad de esta norma es la continuidad de la actividad económica, se aumenta la solvencia del deudor y se mantienen los empleos, lo que redunda en grandes beneficios sociales.

Para solicitar acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, se tendrán que cumplir una serie de requisitos.

¿Cuáles son los requisitos para acogerme como autónomo?

Son tres los principales requisitos que se exigen a la hora de solicitar la Ley de Segunda Oportunidad:

  • Demostración de la imposibilidad de pago de las deudas.

Para ello habrá que acreditar que el patrimonio presente es insuficiente para hacer frente a las deudas existentes.

  • Total de la deuda inferior a cinco millones de euros.

Para las personas físicas, el total adeudado no podrá superar dicho importe.

  • Buena fe.

Para considerar que el deudor ha actuado de buena fe, se debe cumplir:

  • Negociación o intento de acuerdo extrajudicial con los acreedores antes del inicio del procedimiento.
  • No haber acudido a la Ley de la Segunda Oportunidad en los 10 años anteriores.
  • En el caso de los autónomos, el deudor no ha podido ser declarado culpable por delitos económicos o sociales.
  • No pueden existir condenas por delitos contra: patrimonio, falsedad documental, Hacienda Pública, Seguridad Social o derechos de los trabajadores.
  • No se ha podido rechazar en los últimos 4 años una oferta de empleo considerada adecuada a las capacidades de la persona deudora.

¿Cómo es el proceso y qué fases tiene?

Para acogerse al proceso, habrá que rellenar un formulario con la información necesaria. Ésta a grandes rasgos incluye:

  • Datos personales.
  • Inventario de bienes y derechos.
  • Lista de acreedores.
  • Declaración de cumplimiento de requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.
  • Tipo de insolvencia y causa de la misma.
  • Importe global de las deudas y valor de bienes y derechos actuales.

Una vez iniciado, el proceso consta de dos fases diferenciadas.

Acuerdo extrajudicial de pagos.

Tras la solicitud por el interesado, se nombra un mediador concursal y se inicia esta primera fase.  Ésta tiene como objetivo negociar con los acreedores para fijar un plan de pagos. Se pueden establecer quitas y esperas y, además, con el inicio del proceso, se paralizan las ejecuciones y el devengo de intereses.  La finalidad de esta fase es reestructurar la deuda para hacerla más fácil de pagar por el deudor.

Para finalizar esta fase con éxito se tendrá que contar con las mayorías suficientes para aprobarlo. El acuerdo tendrá que contar con un mínimo del 60% de aceptación. De ser así, lo establecido en el plan de pagos será de obligado cumplimiento.

Si las negociaciones son infructuosas o no se puede cumplir el plan de pagos establecido, se pasaría a la siguiente fase.  

Beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho o BEPI.

Una vez finalizada la fase anterior, iniciaríamos lo que se conoce como concurso consecutivo. Con la apertura, el mediador concursal asume las funciones de administrador concursal.  Éste emitirá un informe en el que se incluirán las circunstancias del deudor, el estado de sus cuentas y otra documentación relativa a bienes existentes y deuda actual.

Con este informe, se solicitará el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho.  Con esta solicitud se realiza la petición de cancelación de deudas a las que no sea posible hacer frente. Para ello, podrá haber una aprobación provisional o una definitiva, en la que se requerirá el pago de determinadas deudas para poder cancelar el resto.

¿Qué puedo conseguir acogiéndome como autónomo?

En primer lugar, con la Ley de Segunda Oportunidad es posible obtener un plan de pagos fácilmente asumible que ofrece la posibilidad de continuar con la actividad.

Además, si se solicita el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI), es posible solicitar la cancelación de las deudas que no sea posible pagar. Éstas pueden ser de cualquier tipo, incluidos los importes adeudados a la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.

¿Cuánto puede durar el proceso para los autónomos?

La duración total del proceso es variable y depende de varios factores.

En la primera parte, el tiempo de duración va a depender del solicitante, ya que habrá que contratar a los profesionales adecuados y aportarles la documentación necesaria para comenzar el proceso. Esta documentación será principalmente personal y económica, así como un listado de acreedores.

Esta fase no debería durar más de un mes.

En cuanto a la duración del acuerdo extrajudicial de pagos, éste va a depender principalmente del tiempo que demore el mediador concursal en aceptar el cargo. Tras esta aceptación, se tramitará el acuerdo, cuya duración máxima es de dos meses.

Esta fase no debería durar más de seis meses.

Si el acuerdo tiene éxito, el procedimiento habrá finalizado y se habrán necesitado entre cuatro y siete meses en total para concluirlo y disfrutar de sus ventajas.

Para los casos en que el acuerdo no haya sido posible, se tramitará la solicitud del BEPI. El tiempo en tramitar esta fase va a depender del juzgado encargado de tramitarlo. En general, el plazo va desde los tres a los siete meses.

Por tanto, si el procedimiento incluye la solicitud del Beneficio de Exoneración, el plazo máximo que se precisaría ascendería a entre diez y catorce meses.

Además, en el caso de estar sometido a un plan de pagos, su vigilancia se prolongará durante los siguientes cinco años.

Coste ley de la segunda oportunidad para autónomos

En cuanto al coste, tampoco podemos hablar de cantidades fijas.

En primer lugar, en la mayoría de los casos el solicitante se quedará sin patrimonio. Aunque, en el supuesto de llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos, quizás sea posible conservar parte de él.

Además, para llevar a cabo el procedimiento, es necesaria la intervención de diferentes profesionales (mediador concursal, abogado, procurador…) cuyo coste dependerá del carácter judicial o extrajudicial del proceso que se lleve a cabo.

Añadido a lo anterior, pueden surgir otros costes adicionales en caso de tener que enajenar una propiedad, disolver una sociedad de gananciales u otros procedimientos derivados de la composición del patrimonio.

De media, los costes totales de la contratación de los profesionales y la tramitación de los procedimientos suelen oscilar entre los 2.500 y los 4.000 euros.

A pesar de lo variable de los precios que se pueden encontrar en el mercado, los profesionales especializados en la Ley de Segunda Oportunidad suelen ofrecer precios globales. Aunque pueda parecer lo contrario, todos serán asumibles con la reestructuración de deuda que se consigue al finalizar el procedimiento. Por otra parte, suelen ofrecerse diferentes formas de pago para facilitar la devolución de los importes. 

La duración y el coste de la Ley de Segunda Oportunidad son razonables teniendo en cuenta las posibilidades que ofrece y las ventajas de las que se disfrutará una vez finalizado el proceso.

Como conclusión, la Ley 25/2015 de Segunda Oportunidad proporciona cierta seguridad económica a particulares y especialmente a autónomos, al brindar la oportunidad de reestructurar una deuda imposible de asumir e incluso exonerar de parte de los pagos, con lo que se consigue posibilitar la continuidad de la actividad o, en el caso de que esto no fuera posible, no  acarrear de por vida una deuda fruto de un fracaso empresarial.

Para ello, contar con profesionales especializados en este procedimiento, hará que sea sencillo llevarlo a cabo y las ventajas finales obtenidas superarán ampliamente los plazos de tramitación y los costes necesarios para  completarlos.

Si tienes alguna duda o necesitas ampliar la información, no dudes en contactar con nosotros y pondremos a tu disposición un equipo de especialistas en la Ley de Segunda Oportunidad que estarán encantados de poder ayudarte en lo que necesites y acompañarte durante todo el procedimiento.  

¿Te ha resultado útil el artículo? Puntúalo
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

¡ASESORAMIENTO
GRATUITO!

Gracias a la Ley de la Segunda oportunidad y el trabajo de nuestro equipo podrás resolver tus problemas y empezar tu vida de nuevo.

Abrir chat