¿NO PUEDES PAGAR A TODOS TUS ACREEDORES?

Acógete a la

Ley de la segunda oportunidad

¿Qué es la ley de la segunda oportunidad?

A causa de la crisis económica y financiera que empezó en 2008, miles de personas y familias se encontraron en la dura realidad de perder todo aquello que habían conseguido tras años de trabajo debido a su situación económica y la acumulación de deudas a las que no podían hacer frente.

Ante estas circunstancias tan desagradables, en consonancia con ordenamientos de nuestro entorno europeo, se ha publicó la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, coloquialmente conocida como  “Ley de la segunda oportunidad”.

Si te encuentras en una situación desesperante en la que no puedes hacer frente a tus deudas, tanto si eres particular como profesional, la Ley de Segunda Oportunidad te brinda un mecanismo mediante el cual remediar a tus deudas.

¿Cómo funciona la ley de la segunda oportunidad?

El procedimiento se estructura en dos fases diferenciadas, tal como te resumimos a continuación:

1.- Fase extrajudicial: Intentaremos llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores diseñando una propuesta ajustada a tu situación económica.

2.- Fase Judicial: De no llegar a ningún acuerdo, solicitaremos la exoneración o perdón de las deudas ante el Juzgado.

Debes tener en cuenta que existen deudas que por su naturaleza no son exonerables de forma inmediata: Por eso te asesoraremos durante todo el procedimiento y ofrecerte las mejores alternativas para que puedas volver a comenzar.

Fases del procedimiento

Fase extrajudicial

Solicitud notarial

Solicitaremos al notario, Registro Mercantil o Cámara correspondiente la designación de un mediador concursal.

Acuerdo extrajudicial de pagos

Elaboraremos una propuesta de acuerdo para los acreedores según tu capacidad de pago basada en quitas y esperas.

Junta de acreedores

En la reunión convocada, los acreedores se posicionan a favor o en contra de la propuesta. Si conseguimos acuerdo, lo elevaríamos a público, en caso contrario entraríamos en la etapa judicial.

Fase judicial

Concurso consecutivo

El mediador concursal solicitará el inicio del concurso consecutivo ante el juzgado que corresponda.

Exoneración pasivo

Una vez no existan bienes que liquidar, solicitaremos la exoneración o perdón de las deudas, siempre que se cumplan los requisitos legales establecidos.

Publicación en el RPC

Finalmente, se inscribirá el beneficio obtenido en el Registro Público Concursal por un plazo de cinco años.

Requisitos previos

Acogerse a esta ley es una vía de escape para aquella persona que realmente no tiene otra salida económicamente. Por ello es necesario cumplir una serie de requisitos previos que demuestren que realmente lo necesitas.

Ser persona física

La deuda debe estar contraída como persona física, ya sea como particular o como autónomo. Si la deuda es como empresa, el procedimiento adecuado sería el concurso de acreedores.

Sin antecedentes

Deberás acreditar con tu certificado de antecedentes penales que no tienes delitos contra: hacienda, la seguridad social, el patrimonio, el orden socioeconómico, los derechos de los trabajadores o de falsedad documental.

Menos de 5 millones

La deuda total contraída debe ser menor de 5 millones de euros. En caso de ser superior se deberá solicitar directamente el concurso de acreedores.

Sin acuerdos anteriores

Deberás acreditar que en los últimos 5 años no has alcanzado en acuerdos extrajudiciales de pago, acuerdos de refinanciación homologada judicialmente y que no has sido declarado culpable en otro concurso.

Mereces

Contacta con nosotros y te acompañaremos en el transcurso de todo tu procedimiento.

¡ASESORAMIENTO
GRATUITO!

Gracias a la Ley de la Segunda oportunidad y el trabajo de nuestro equipo podrás resolver tus problemas y empezar tu vida de nuevo.