En la actualidad, Remedia tus deudas está tramitando decenas de procedimientos relativos a la Segunda Oportunidad dentro de todo el ámbito nacional.

Marta P. puso remedio a
60.000€ de deuda

Tras un divorcio, Marta P. se vio en la necesidad de solicitar diversos créditos personales destinados al cambio de domicilio y al pago de sus gastos personales.
Pasados unos años, la deuda llego a sumar hasta 60.000 euros con unas cuotas mensuales que le era imposible sufragar entrando en un bucle de solicitar créditos para el pago de otros.
Ante una situación insostenible, se decidió a solicitar ayuda: nuestro equipo la acompañó a lo largo del procedimiento de segunda oportunidad, logrando finalmente la cancelación legal de la totalidad de la deuda.
Marta P. ha logrado volver a empezar sin deuda, y sin preocupaciones por las reclamaciones o por no llegar a fin de mes.

Exoneración de 190.000€
a Mauro L. y Pilar S.

A Mauro L, y Pilar S., como a otras miles de familias, les azotó especialmente la crisis económica y financiera: perdieron su trabajo y, posteriormente, sufrieron un desahucio perdiendo su vivienda pero continuando debiendo el remanente de la deuda hipotecaria.
Después de una época difícil, se enteraron de la posibilidad de acogerse al mecanismo de segunda oportunidad y decidieron iniciar los trámites. Ambos procedimientos se tramitaron de forma coordinada y paralela para ahorrar gastos y ganar eficiencia.
Tras el concurso consecutivo, el matrimonio se liberó de sus deudas que ascendían a unos 190.000 euros e incluso Mauro logró mantener la titularidad de su vehículo, necesario para acudir diariamente a su puesto laboral. Mauro y su familia han tenido la oportunidad de volver a comenzar sin la carga de una deuda que les perseguía desde hacía años.

El cambio es inevitable, el progeso es opcional.

- Tony Robbins

Acuerdo extrajudicial de Nina S. logrando una reducción del 65% de la deuda

Nina S. había ido solicitando distintos créditos que, en suma, ascendían a unos 49.000,00 euros.
No obstante, a causa de una baja laboral que se había prolongado en el tiempo había visto reducidos sus ingresos, previendo que en breve no podría hacer frente a los pagos de sus obligaciones.
En esa tesitura, Nina acudió a nosotros con una gran ansiedad ante la inminente insolvencia en la que se vería inmersa de ponerle remedio.
Por ello, iniciamos los tramites para iniciar el mecanismo de segunda oportunidad y conseguimos llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pagos proponiendo a sus acreedores la reducción de su deuda global en un 65% a pagar en cinco años.
Nina ha podido remontar gracias una buena negociación con sus acreedores y una propuesta de pagos acorde con sus posibilidades.

Carla T. avalista de 350.000€
de deuda empresarial

Carla T. constaba como avalista de distintos créditos solicitados para la continuación de la actividad de la empresa que regentaba su expareja.
La referida sociedad se vio abocada al cierre, por lo que se iniciaron las reclamaciones contra Carla, quien no podía hacer frente a las desorbitadas cuantías que le requerían.
En esa situación, mediante la solicitud del procedimiento de segunda oportunidad, logramos inicialmente suspender las ejecuciones y embargos instadas contra la deudora.
Asimismo, dado que Carla no tenía bienes a su nombre, el concurso se tramitó ante el Juzgado Mercantil de Barcelona siguiendo un protocolo abreviado para asuntos sin masa activa, consiguiendo la exoneración de sus deudas en menos de cinco meses.

Tú también puedes remediar tus deudas y comenzar de nuevo.

Francisco R. remedia
sus deudas de 95.456,85€

Francisco R., autónomo, había acumulado una deuda que ascendía aproximadamente a 95.456,85 euros englobando varios micropréstamos personales y una deuda con la Tesorería de la Seguridad Social.
Al no lograr acuerdo con sus acreedores, se instó concurso consecutivo para conseguir poner remedio a sus deudas. Dado que parte del crédito público no es exonerable, Francisco logró el perdón de todas sus deudas con la salvedad de dicha deuda que ascendía a unos 5.000,00 euros, la cual pagará según lo establecido en el plan de pagos a cinco años aprobado judicialmente.
Francisco R. ha visto como su situación actual ha mejorado sustancialmente, confesando a nuestro equipo que las circunstancias anteriores le han ayudado a aprender en cuanto a la gestión de la financiación y llevanza de su actividad por cuenta propia.

Raúl L. exoneró su deuda
sin perder su vivienda

Raúl L. solicitó acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad siendo titular de una deuda hipotecaria que ascendía a unos 270.00,00 euros respecto de su vivienda habitual, cuyo valor de mercado en la actualidad no superaba los 235.000,00 euros.
Aunque ante todo, había logrado mantener al corriente de pago las cuotas hipotecarias, había acumulado deuda de distintas tarjetas de crédito y pequeños préstamos que había necesitado en momentos en que no llegaba a final de mes.
Asimismo, constaba como fiador de distintos créditos solicitados por su cuñado y que habían sido desatendidos, resultando una deuda que rondaba los 165.000,00 euros.
Por cuanto no se consiguió acuerdo alguno con sus acreedores, se procedió a instar el concurso consecutivo en el cual consiguió mantener el crédito hipotecario vigente y, por ende, la titularidad de su vivienda habitual y, a su vez, ver exonerada la totalidad de la deuda restante.

Siempre es demasiado temprano para rendirse

- Norman Vicent Peale

Paola F. consiguió la exoneración
de 227.000€

Paola F. migró a Barcelona junto a sus tres hijos en búsqueda de trabajo y estabilidad lejos de su país natal. Sin embargo, las dificultades para encontrar un puesto de trabajo indefinido así como la necesidad de viajar al enfermar sus padres, le hicieron verse abocada a una deuda que ya ascendía a 227.000,00 euros.
Cuando las preocupaciones y el agobio hicieron empezaron a afectar a todos los ámbitos de su vida, decidió que era el momento de buscar una solución y se acogió al mecanismo de la segunda oportunidad.
Dado que ningún mediador aceptó la designación del Notario, solicitamos el concurso consecutivo y tras su tramitación conseguimos la exoneración de la totalidad de sus deudas.
Paola nos asegura que ha conseguido el impulso que necesitaba para no dejar de luchar, logrando continuar su vida sin el tormento que suponía no llegar al pago de todas las cuotas y las múltiples reclamaciones que ello suponía.

Enrique F. llega a un acuerdo extrajudicial logrando una quita del 60%

Enrique siempre había sido buen pagador, no obstante, en los últimos años había ido solicitando algunos préstamos invertido esencialmente en los estudios de sus hijos y alguna mala inversión, ascendiendo su deuda a 15.000,00 euros.
En esa tesitura, y temiendo que su situación pudiese empeorar de no ponerle remedio, iniciamos el estudio de su situación particular y capacidad de pago, así como de la naturaleza de sus créditos.
En base a ello, instamos el procedimiento de segunda oportunidad proponiendo a sus acreedores el pago del 40% de su deuda en dos pagos anuales a la que, finalmente, se adhirieron la mayoría.
Gracias a ello, Enrique ha podido poner remedio a la situación alcanzando un acuerdo adaptado a su capacidad económica personal y evitando iniciar la fase judicial de concurso de acreedores.

Contacta con nosotros y te acompañaremos en el transcurso de todo tu procedimiento.

¡ASESORAMIENTO
GRATUITO!

Gracias a la Ley de la Segunda oportunidad y el trabajo de nuestro equipo podrás resolver tus problemas y empezar tu vida de nuevo.