fbpx

Fases de la ley de la segunda oportunidad

Remedia tus deudas Ley de la segunda oportunidad Fases

La ley de segunda oportunidad La Ley de la Segunda Oportunidad, cuyo texto se recoge en la Ley 25/2015, de 28 de julio, tiende un puente para aliviar las situaciones de sobrecarga financiera que ahogan a personas físicas y jurídicas: analizaremos de qué fases y puntos clave consta esta ley.

Negociación de los pagos

El primer paso consiste en solicitar un acuerdo extrajudicial de pagos (AEP), cuyo objetivo principal sea reestructurar la deuda y conceder una serie de facilidades para su liquidación.

Las personas físicas realizan una solicitud ante notario de la aplicación de la Ley; si la deuda ha surgido como consecuencia de actividades económicas de empresas o trabajadores autónomos, se presenta ante el Registro Mercantil o ante alguna Cámara de Comercio.

En este punto se asigna un Mediador Concursal, que procesará el acuerdo extrajudicial de los pagos hacia los acreedores: el pacto puede tener un plazo máximo de 10 años, y la reducción de la deuda (también llamada quita) podría llegar hasta el 70% de la cuantía a deber.

No obstante, es bastante improbable llegar a un acuerdo extrajudicial, ya que la mayoría de los acreedores desean agotar todas las vías posibles para recaudar la mayor cuantía posible de deuda: llegado este punto, el mediador declarará el concurso consecutivo, que constituye la siguiente fase del proceso.

Negociación de los pagos con acreedores en la ley de la segunda oportunidad

Trámite del concurso consecutivo: plan de pagos

Si no se ha podido llegar a un acuerdo extrajudicial, el mediador presentará una demanda en el juzgado de la provincia del deudor para que se declare el concurso consecutivo (también denominado concurso de la persona física).

El Mediador Concursal aportará a esta demanda un informe que, sujeto a los términos del artículo 75 de la Ley Concursal, incluirá:

  • Un análisis de las circunstancias del deudor
  • Un estado de la contabilidad del deudor
  • Una memoria de sus propias actuaciones y decisiones

Adicionalmente, tendrá que aportar una documentación de apoyo que justifique la petición: puede constar de un inventario de la masa activa, un listado de acreedores, una evaluación de las propuestas y una valoración de la empresa (si el deudor es una persona jurídica).

En este punto, quedarán paralizados todos los intereses de la deuda, así como los embargos, apremios de la Administración y otros procedimientos judiciales activos en ese momento.

Se iniciaría entonces la evaluación de un plan de pagos (hasta un máximo de cinco años), que puede presentar ciertas condiciones particulares, como quitas y esperas relacionadas con créditos públicos (Seguridad Social, AEAT…).

Plan de pagos en la ley de la segunda oportunidad

Trámite del concurso consecutivo: beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI)

En cambio, si el deudor es una persona física que acredite debidamente la existencia de deudas que le resulten totalmente imposibles de liquidar, puede acogerse al sistema BEPI: para ello, debe haber liquidado su patrimonio previamente, y contar con la condición de deudor de buena fe.

Un deudor cuenta con tal condición si se demuestra que:

  • Ha solicitado previamente (o, al menos, lo ha intentado) un acuerdo extrajudicial de pagos
  • El concurso no se haya declarado culpable.
  • No ha sido condenado durante los 10 años previos por cargos de índole socioeconómica y contra el patrimonio, contra la Seguridad Social o la Hacienda Pública, contra el derecho de los trabajadores o por falsedad documental.

El BEPI definitivo

Mediante el BEPI definitivo se pueden cancelar todas las deudas pendientes, siempre y cuando se hayan satisfecho por igual los créditos contra la masa y los concursales privilegiados; además, es necesario que al menos se haya liquidado la cuarta parte de los créditos concursales ordinarios.

El BEPI provisional

En caso de que los créditos previamente mencionados no se hayan podido pagar, es posible solicitar una exoneración provisional de las deudas remitiéndose a un nuevo plan de pagos, y reuniendo estos requisitos adicionales:

  • Haber cumplido con todas las obligaciones surgidas de la colaboración concursal
  • No haberse beneficiado de ninguna exoneración en los 10 años anteriores
  • No haber rechazado ofertas adecuadas de trabajo en los 4 años anteriores
  • Haber aceptado la inscripción en el Registro Público Concursal durante 5 años

Funcionamiento del BEPI

El procedimiento para acogerse al beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho consta de las siguientes etapas:

  1. El deudor solicita el BEPI ante el mismo juez que llevó el proceso de concurso consecutivo a su conclusión
  2. El Secretario Judicial traslada la solicitud a los acreedores y al administrador concursal
  3. La Administración Concursal o los acreedores tienen 5 días para alegar oposición a la solicitud por incumplimiento de requisitos de concesión
  4. El juez concede el BEPI y declara la conclusión del concurso
  5. Los acreedores pueden proceder a revocar el BEPI

Este último paso puede darse solo si concurre alguna de las siguientes circunstancias:

  • No existe buena fe en el deudor
  • En los 5 años siguientes a la concesión surgen bienes o ingresos ocultos del deudor
  • El deudor incumple con sus obligaciones de pago
  • La posición económica del deudor mejora sensiblemente y le permite liquidar todas sus deudas

De todos modos, podría incluso darse el caso de que el BEPI se conceda aun cuando el deudor no hubiere satisfecho el plan de pagos, siempre que acredite que se ha esforzado activamente en sufragar sus deudas según sus posibilidades económicas.

La puesta en marcha de los procedimientos amparados en la Ley de la Segunda Oportunidad podría alargarse hasta unos 7-8 meses, dependiendo de la carga de trabajo de los juzgados: lo mejor que puede hacerse para acelerar el proceso es ser ágil a la hora de reunir documentación y presentar las demandas y recursos necesarios.

¿Te ha resultado útil el artículo? Puntúalo
(Votos: 4 Promedio: 4.8)

Deja un comentario

¡ASESORAMIENTO
GRATUITO!

Gracias a la Ley de la Segunda oportunidad y el trabajo de nuestro equipo podrás resolver tus problemas y empezar tu vida de nuevo.

Abrir chat