Fases de la ley de la segunda oportunidad

La ley de segunda oportunidad es un procedimiento legal del estado, esta tiene una serie de fases bien diferenciadas por las cuales hay que pasar, desde temas de abogados, trámites legales y ya para finalizar la cancelación de las deudas, obviamente, motivo el cual nos ha llevado hasta aquí.

DEFINICIÓN DE LAS FASES DE LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

En ese caso vamos a pasar a separar y explicar las tres fases diferenciadas de la ley de la segunda Oportunidad empezando por la primera y más clara.

Fase 1: Llegar a una negociación de los pagos

Todo este procedimiento se inicia con la solicitud hacia el notario de aplicar dicha ley, en el caso de que las deudas por algún tipo de actividad de autónomo o empresarial, dicha solicitud se tendrá que presentar en el Registro Mercantil o en alguna Cámara de Comercio. 

Al presentar la solicitud se asigna un Mediador Concursal, que será el encargado de procesar el acuerdo extrajudicial de los pagos hacia los acreedores.

En un caso se puede pactar con los acreedores para aplazarlo un máximo de diez años y una reducción que puede llegar hasta un 70% o más de la deuda.

Si se diera el caso de que no se llega a un acuerdo con los acreedores, que esto suele ser casi siempre, se pasa de manera automática al concurso de persona física.

Fase 2 Trámite del concurso de la persona física.

Este concurso consecutivo es el que se realiza previsto en la Ley de Segunda Oportunidad tramitado en el juzgado de la provincia del deudor.

Llegados a este punto, hay que presentar una demanda para que este Juzgado declare dicho concurso de la persona física.

Presentando este concurso se paralizarán todos los intereses de la deuda y los embargos y cualquier procedimiento judicial que se llevase a cabo en ese momento en concreto.

Fase 3, Cancelar tus deudas

Aquí ya llegamos a la fase más deseada por todos, la cancelación de las deudas, el final del proceso, se solicita la cancelación de las deudas, claro está, siempre que se cumplan unos requisitos.

Si una persona es considerada deudor de buena fe, el juez del proceso puede exonerarse de las deudas a su cargo, pudiendo así comenzar de nuevo, ofreciendo al deudor tal y como lo dice la propia Ley: una segunda Oportunidad.  

¡ASESORAMIENTO
GRATUITO!

Gracias a la Ley de la Segunda oportunidad y el trabajo de nuestro equipo podrás resolver tus problemas y empezar tu vida de nuevo.